OLBIA, Isla de Cerdeña, a bordo del AZAMARA JOURNEY

 

Olbia es una ciudad de poco más de 50.000 habitantes, con una extensión de 376 km² que se localiza en la famosa  Costa Smeralda.

Anteriormente se encontraba en la provincia de Sassari, en la sub-región de Gallura, pero se constituyó una nueva provincia llamada Olbia-Tempio a través de una ley local de 2001 y ejetuda apenas en el año 2005. Es el principal centro económico, comercial y de industria de los alimentos,  de la Gallura y del noreste de Cerdeña.

 

La palabra "Olbia" significa "ciudad feliz" (città felice), a pesar de su duro pasado, destruida y vuelta a reconstruir varias veces.

La provincia de Olbia-Tempio da al norte al Mar de Cerdeña, un estrecho canal, estrecho de Bonifacio, divide la isla de Córcega de Cerdeña como pudimos observar ayer desde Bonifacio, y por el este tiene el Mar Tirreno. Limita al oeste con la provincia de Sassari y al sur con la provincia de Nuoro. La compone llanuras y montañas, desierto y mar, bosques de encina (corcho conocido como “oro mórbido”), rocas de granito que forman mini montañas consideradas como esculturas naturales por el fuerte viento y la lluvia ocasional.

 

En el año 1962, Karim Aga Khan IV, conocido príncipe y empresario multimillonario árabe, crea el  “Consorcio Costa Esmeralda”, obra inmobiliaria y turística de gran envergadura, con socios millonarios y arquitectos famosos, para construir un gran paraíso de turismo de lujo explotando las maravillas naturales de esta región, específicamente en sus costas, siendo hoy en día, posiblemente, la zona vacacional más renombrada de Italia y para algunos, de todo el mundo, teniendo hoy nosotros la oportunidad de estar aquí.

El centro histórico en Olbia ofrece numerosos monumentos interesantes como la Iglesia de San Pablo, de 1747, el Palacete Humbertino, y la Iglesia de San Simplicio, antigua Catedral, siendo  los ejemplos más interesantes de arquitectura románica en la isla, edificada entre el siglo XI y el siglo XII con bloques de granito.

 

El recorrido fue corto desde Bonifacio y ya a las 8 de la mañana estamos amarrados al muelle del Puerto de Olbia, hoy en día el puerto de pasajeros más importante de Italia, y pilar fundamental de su desarrollo desde su fundación alrededor del siglo VI A.C. por los cartagineses.

 

Desde temprano, y creo que ya se hace costumbre, observamos la lenta entrada a puerto desde poco más de la salida del sol, impresionado por la gran cantidad de “estaciones” en esta forma particular de cultivar mejillones. Cientos de estaciones y algunos pescadores recolectando la cosecha, es el paisaje dominante de esta nublada mañana con pronósticos de sol durante parte del día y lluvia en la tarde.

 

Nos vimos todos a bajo cerca de la 9:30 de la mañana para tomar el autobús gratuito que nos llevará, y regresará, del muelle a la ciudad. Tras las fotos de rigor nos embarcamos en nuestro trasporte que nos deja en el paseo marítimo, “Corso Victorio Enmanuel” esquina con la “Corso Umberto I” frente al Palacio municipal.

 

Un grupo decide tomar taxi para ir a la playa, de fama referencial, espectaculares sobre todo la Costa Esmeralda, y otros seguimos a caminar y descubrir Olbia por la calle Humberto I (Corso Umberto I), así que las fotos serán del área urbana esperando.

 

Tiendas y cafés  con terrazas es lo que predominan, así que sin apuro llegamos hasta la línea férrea  y regresamos por las calles transversales sin muchas cosas que llamen la atención salvo la hermosa Basílica de San Simplicio, antigua iglesia tallada en granito y dedicada a San Simplicio, principal monumento religioso del noreste de Cerdeña y La Iglesia San Pablo Apóstol,  cerrada como todas las tiendas entre 1 y 5, así que sin pena de gloria y tras un breve momento de ligera llovizna,  nos fuimos para el barco sin saber el destino del resto del grupo y después de tomarnos una refrescante cerveza.

Más información sobre OLBIA, aquí.