Mesina (Missina en siciliano, Messina en italiano, e s una ciudad de 245.159 habitantes, situada en la punta nordeste de la Isla de SICILIA, a orillas del mar en el estrecho del mismo nombre frente a la región continental de REGGIO DE CALABRIA. Llegada al mediodìa y salida a las 08:00 de la noche


A lo largo del siglo pasado ha habido una gran polémica por el proyecto de un puente sobre el estrecho que, hoy paralizado en el congreso italiano, y que, de realizarse, sería una de las obras de ingeniería más importantes jamás construidas.


En su parte más estrecha solo separan 3 kilómetros a MESINA de Reggio Calabria.
Cuenta la historia que desde el mar llegaron los griegos, los romanos, bizantinos, normados, y hasta españoles y franceses. Recibió invasiones de los cartagineses. Participó en guerras y sufrió una de las pestes negras que más recuerda la historia.


Varias veces reconstruida, como después de quedar prácticamente desaparecida del mapa con el tsunami y terremoto de 1908 y después de los bombardeos de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial. Actualmente trata de resurgir con el esfuerzo de la comunidad para poder restaurar lo poco que ha quedado de su patrimonio arquitectónico e histór ico. Actualmente trata de resurgir a base del tesón de la comunidad de Mesina por restaurar su mermado patrimonio histórico y urbanístico.


Entre las cosas que hay que ver en esta ciudad siciliana, está la Catedral (DUOMO) y su Torre del Reloj, el Museo Regional con obras de ANTONELLO de MESINA, los cinco paneles de la Madonna con los Santos Gregorio y Benito, dos cuadros de CARAVAGGIO (1609) y muchas otras obras.


También se pueden tomar excursiones a TAORMINA al sur y este de MESINA sobre el monte Tauro y con una impresionante vista del Volcán activo ETNA, hermosas playas a las que se llega en teleférico, el teatro greco-romano y el castillo árabe.

 

Nu estro primer puerto en este viaje por el Mediterráneo a bordo del Carnival Splendor es MESSINA, entrando  por el estrecho de Messina y poder observar al lado izquierdo la hermosa entrada al puerto momentos antes de atracar.

Nos bajamos con intención de utilizar el Bus Turístico y pasar el día en esta ciudad, pero este en mas de una hora nunca pasó, por lo cual, y salimos mucho mejor, contratamos 4 taxis que nos dieron un city tour y llevaron a conocer la hermosa ciudad de Taormina, elegante, floreada, con vistas inceibles del mar Jónico y la costa de Calabria, y el impresionante teatro grecorromano.

 

A las 12 en punto del mediodía atracamos en el puerto de Messina, muy cerca del Palacio de la Municipalidad. Nuestra intención inicial era simplemente bajar a conocer la ciudad y sentarnos en algún lugar al aire libre a comer una “famosa pizza siciliana” con una cerveza o una copa de vino aunque el grupo en general está dividido entre los diferentes tour que anunció el barco y otros que simplemente, como nosotros, bajaron por su cuenta, pero mientras observábamos el atraque del barco pudimos ver estacionado frente a la alcaldía el conocido Bus Turístico de “sube y baja”, por lo cual cambiamos el programa para bajar y buscar tan popular servicio.

Para nuestra suerte en el momento y “mala suerte” al darnos cuenta, fuimos recibidos por la promotora de los “benditos buses” que después de esperar por más de una hora, nunca pasó por la parada “No. 1” lo cual al aumentar el n erviosismo obligó a buscar un plan “B” que para unos fue el “trencito histórico” similar al que en Maracaibo pasea a los niños por la ciudad aunque un poco más grande, otros comenzaron a caminar y nosotros negociamos 5 taxis para 4 personas cada uno y trasladarnos a TAORMINA de la que hablaremos más tarde, para al volver recorrer esta pequeña ciudad de Messina de la que queda muy poca infraestructura histórica por lo ya conocido de terremotos y guerras, y mucho menos valor turístico.

En las primeras fotos al pasar la calle frente al barco nos encontramos con la “Iglesia de la Santissima Annunziata dei Catalani” de construcción inicial del siglo XII, La Piazza del Duomo (Catedral) y la fuente de Orión al frente, donde al regreso disfrutamos una muy excelente pizza siciliana con una cerveza en amena conversación antes de subir al barco. Más información sobre MESINA AQUÍ

TAORMINA:


Tras una hora aproximadamente de carro a velocidad “siciliana” en carretera de montaña, llegamos a este paraíso de estructura medieval, calles empinadas y flores en los balcones.


Los más “flojos” se quedaron sentados en uno de los cientos de cafés en están en la calle principal, tomando no exactamente café, y algunos fuimos a disfrutar de lo que considero una de las mejores vistas panorámicas del viaje desde el Teatro GRIEGO, donde podemos observar, aunque el tiempo estaba sobre él algo “nublado”, el volcán ETNA, mezcla de nubes y restos humeantes de su interior, y debajo un gran número de calas sobre el mar Jónico, contrastes estimulantes y a la vez relajantes que te invitan a la reflexión y complacencia. Hacia el otro lado la península italiana, la “punta y suela de la bota” y hacia atrás la salida del estrecho de Messina que divide la tierra entre la península italiana y la Isla de Sicilia y de norte a sur separa los mares Tirreno y Jónico.


En la parte más alta de la m ontaña, el Castillo de Taormina, y los alrededores, mientras descendemos hacia la parte baja del pueblo, restos, unos más conservados que otros, de las civilizaciones griegas, romanas y musulmanas, que fortalecen el rico patrimonio arqueológico de la ciudad.


Se cumplió al pie de la letra el refrán popular de esta pintoresca ciudad siciliana, “Si TAORMINA no maravilla al extranjero en las primeras 24 horas, jamás lo hará”. Y estamos de acuerdo, aunque yo lo cambiaría por “24 minutos”. Me recordó a una mezcla de BRUJAS con TALLIN, sus calles pequeñas de bajos edificios, amplios balcones llenos de flores y gran cantidad de tiendas, “gelaterías” y restaurantes hizo particularmente agradable esta corta visita a Taormina.
Sobre el lado del monte Tauro va la carretera estrecha serpenteante que nos lle vó a la parte central de la ciudad y que casi dos horas después de vuelta a Messina .


Parada obligada y que agradecemos a nuestros 5 conductores, fue en el mirador en la base del monumento a los caídos de la guerra, de donde apreciamos una hermosa vista del estrecho de Messina, de la península y del puerto, con nuestro CARNIVAL SPLENDOR en primer plano la entrada al mismo con el monumento a la Virgen, emblema del mismo y que da protección a todos los que entran y salen de él.

 

De nuevo en Messina nos quedamos a visitar la Catedral en su Piazza dei Duomo y la torre anexa del RELOJ, para después de visitarla y adquirir algunos recuerdos, disfrutar la excelente pizza con anchoas y una agradable cerveza, mientras las señoras regatean con los vendedores ambulantes “extranjeros” los precios de los tradicionales “chal” de Messina.

 

​Pasadas las 6:30 y ya a punto de oscurecer nos dirigimos hacia el barco que está a penas a unas 3 cuadras, para prepararnos a zarpar a las 8, quizás ir al teatro y luego a cenar...Información sobre TAORMINA AQUÍ