A las 10:00 de la mañana atracamos en MARMARIS, puerto localizado al sur oeste de Turquía, provincia de Mugla, que es probablemente el más popular puerto de Yates y Resorts de veraneo de todo el país, debido, entre otras razones, al encuentro de los mares Mediterráneo y Egeo que la hacen dueña de hermosas costas y playas rodeadas de pequeñas colinas, frescos frutos del mar y deliciosos vino locales que nada tienen que envidiar a los producidos en los mejores viñedos europeos, garantizando al turista unas vacaciones, con noches y días, divertidas, animadas e inolvidables. El buen tiempo y el largo verano, desde mayo hasta finales de octubre, hacen de Marmaris un lugar estratégico para los turistas europeos y la llegada cada dìa de màs cruceros. Esperamos un buen día.

El modernismo le ha quitado a Marmaris parte del encanto que en otrora tenía su riqueza arquitectónica y arqueológica, aunque sigue siendo un lugar interesante por su maravillosa ubicación natural.

En el invierno sigue siendo un puerto muy visitado por yates de diferentes tamaños y procedentes de diverso lugares, que usan a Marmaris como puerto base para recorrer todo el sur de Turquìa y las pintorescas Islas griegas del Dodecaneso, inclusive con transporte de ferrys diarios a su isla mas grande, RODAS.

Que hacer en Marmaris?

Basados en que el verano dura en Marmaris hasta finales de octubre, d e hacer buen clima podríamos tomar un día de playa. Creemos que una buena opción es salir cada quien por su cuenta o en grupos a caminar la bahía y pasarnos un día de playa. Si no contrataron excursiones del barco tendrán que bajar por cuenta de cada quién. Hay tours a playas privadas, al parque de agua Atlantis en Marmaris Beach, paseos a la montañas y zonas arqueológicas, o una de las opciones, para los que no les gusta la playa, más atractiva como lo es el viaje en ferry a la Isla de RODAS, famosa por su Coloso, una de las siete maravillas del mundo antiguo, y que merece hacer unas anotaciones aparte.

 

 

La primera experiencia al bajar hoy en MARMARIS no fue muy agradable, y si es verdad que me provocó devolverme al barco por el roce  con un taxista sin noción de turismo, y del cual pesaba escribir una carta completa, también es verdad que superado el incidente, me hubiera arrepentido de no conocer este paraíso del mar turco.

A pesar de que nuestros dos conductores en dos mini buses no hablaban español ni inglés, nos entendimos de maravilla y conocimos playas, montañas, fortalezas, lagos y el centro de Marmaris.


Se nota en el cálido y soleado ambiente que es cierto que el verano se prolonga hasta octubre y también que es el mayor centro de Turquía en resorts y yates de lujo.

 

Nos llevamos un grato recuerdo de MARMARIS, sus blancas casas de callejones estrechos y balcones floreados. Su mercado popular o Bazar al aire libre, y unas vistas increíbles de las diferentes calas llenas aún de temporaditas que aprovechan este otoño veranado.


Dos pequeñas mezquitas y una fortificación medieval completaron junto con las tiendas y el regateo la visita al centro de la ciudad, que a propósito de regateo, prácticamente todo se termina comprando 2x1. Más información sobre MARMARIS, AQUÍ.